Luis Recalde es un ingeniero agrónomo que desde hace un tiempo viene denunciando la destrucción que sufre el Chaco Paraguayo y la matanza de su rica fauna, a través de sus redes sociales. Su casi cruzada solitaria, expone una grave situación que padece una de las regiones naturales más ricas del país sobre la que no tomamos conciencia ni acciones.
Vista aérea de la zona chaqueña. Foto de Guyrá Paraguay.
Por Aldo Benítez
“Siempre sentí mucho interés por las plantas y animales, especialmente por los de estado silvestre, y siempre estuve observando, aunque solo ahora empiezo a entender mejor lo que veo” dice Luis Recalde. Entender mejor. De eso justamente se trata esto de la destrucción que está soportando el gran Chaco paraguayo, cuya superficie de 246.925 km2, representa prácticamente el 60% de todo el territorio paraguayo.
 
De acuerdo con el último reporte realizado por Guyra Paraguay, una organización que hace siete años viene trabajando en la región, cerca de 40.000 hectáreas de bosque o tierras forestales sufrieron cambio de uso de suelo en el gran Chaco Americano. Cambio de uso de suelo, en términos más simples, significa eliminar los bosques para la utilización del terreno para la ganadería o para el sector agrícola. En efecto, los establecimientos ganaderos aumentan cada año en el Chaco, aumentando sus parcelas y destruyendo bosques para convertirlos en pastizales.