lunes, 19 de noviembre de 2012

 ¡¡¡¡¡  INDIGNANTE  !!!!!

Masacre de Curuguaty: temor por la vida de campesinos en huelga de hambre


Van más de 50 días en . Son algunos de los presos por la masacre de . Luis Olmedo, Alcides Ramírez y Juan Carlos Tillería siguen internados en el Hospital de Coronel Oviedo, mientras que Lucía Agüero fue nuevamente trasladada al penal.



Movilización por la libertad de los presos políticos de Curuguaty.

“Algunos cumplieron 52 días, otros 55 días de huelga de hambre. Según médicos especialistas, las personas que dejan de injerir alimentos y se mantienen sólo a agua, aguantan no más de 60 días… Ellos ya no tienen hambre, los ojos con mucho brillo, temor y dignidad se están empezando a hundir en la cara, se están yendo. Esta semana es clave es de libertad o muerte…”, dijo a E’a Claudio Rolón, de la Plataforma de Organizaciones Sociales por la Democracia.

“Todos están muy mal, pero Lucía es la que está peor, encima la aislaron en un cuarto desde el sábado”, agregó e hizo un llamado a todas las organizaciones sociales y políticas a “defender la vida de los que están presos injustamente”.
La masacre, donde murieron 11 campesinos y 6 policías ocurrió durante un operativo de desalojo el 15 de junio de este año en Marina Cue, distrito de Curuguaty, en el departamento de Canindeyú, en una propiedad de Blas N. Riquelme que el Estado reclama como suya. Riquelme, recientemente fallecido, fue senador por varios periodos representando al Partido Colorado y presidente de esa organización política.

Fueron procesadas más de 50 personas, de las cuales 12 siguen detenidas en la Penitenciaría Regional de Coronel Oviedo. Realizan huelga de hambre Lucía Agüero, Alcides Ramírez, Luis Olmedo, Nery Urbina y Juan Carlos Tillería.
Los campesinos son considerados prisioneros políticos por organizaciones de derechos humanos, y unos 30 fueron declarados prófugos por la fiscalía, tras el episodio de Curuguaty.

Por la libertad y por la vida

Neri Urbina, uno de los presos que realiza huelga de hambre.

“Hacemos huelga de hambre por que luchamos por nuestra libertad, por la justicia y por la vida. Si bien en cualquier momento podemos perder la vida, nuestra lucha es para conservarla pero que se haga justicia y que nos den la libertad”, había manifestado a la prensa Lucía Agüero, una de las detenidas, que ya perdió 14 kilos.

Lucía es una joven madre viuda y debe trabajar para mantener a sus dos hijos, una de ellas enferma. Durante los sucesos en Curuguaty se encontraba de visita en el lugar (Marina-Cue) porque después tenía pensado viajar a Salto del Guaira. Estaba estudiando y sus libros de estudio quedaron todo en el campamento. En la balacera recibió un impacto de bala en el muslo y ella misma en la cárcel se sacó el proyectil.

“Yo no tengo nada que ver en el caso”, asegura, y cuando la detuvieron tenia esperanza que el tema se resolvería rápidamente y en breve recuperaría la libertad, cosa que hasta la fecha no aconteció.
La defensa de los procesados manifiesta que los detenidos son inocentes y víctimas de una investigación fiscal plagada de irregularidades. Los detenidos son sometidos a torturas físicas y psicológicas, no recibieron en su momento atención médica adecuada, se les omitió auxilio y no tienen las garantías suficientes para el debido proceso.

Esperanza Martínez, médica que fuera ministra de Salud Pública durante el gobierno de Fernando Lugo, presidente depuesto por el golpe de Estado Parlamentario, brindó un informe tras una visita realizada el 15 de noviembre, al cumplirse cinco meses del apresamiento.

“Están muy deteriorados. Estuvimos primero visitando a los presos que están en la cárcel de Coronel Oviedo y después nos dirigimos al Hospital Regional. Uno de ellos, ya perdió más de 17 kilos y otro, cerca de 14. Las lesiones cerebrales podrían ser irreversibles con el tiempo. Realmente si no aceptan ningún tipo de intermediación, corren el riesgo de fallecer en las próximas semanas”, relató la ex ministra.
“Están con hipotermia, es decir, con poca temperatura. Es que el organismo trata de gastar la menor cantidad de energía, ya que trata de proteger los órganos vitales como el corazón y el cerebro. De este modo, baja la temperatura y la frecuencia cardiaca. Se observa también un cierto estado de confusión mental, debido al gran deterioro en que se encuentran”, concluyó la doctora Martínez.

Temor por desenlace fatal

Por su parte, el ex presidente Fernando Lugo expresó el temor generalizado por un desenlace fatal en el caso de los campesinos paraguayos presos y en huelga de hambre.
Lugo se entrevistó con el Fiscal General del Estado Javier Díaz Verón, a quién él nombró cuando ejercía la Presidencia de la República. En la ocasión entregó los resultados de una amplia investigación paralela realizada por una organización independiente con la ayuda de un jurista español. La investigación apunta a que todo fue parte de una operación política para derrocar al gobierno de Lugo.
El informe reseña que tiradores especializados, con armas automáticas que nunca tuvieron los campesinos, iniciaron el enfrentamiento, mientras que la represión posterior incluyó muertes extrajudiciales, detenciones arbitrarias y tortura física y psicológica.

Tanto Lugo como las organizaciones populares y la Pastoral Social de la Iglesia Católica pidieron la destitución o renuncia del juez y del fiscal distrital que llevan la causa, acusados de vinculación con la familia de Blas N. riquelme, el latifundista que dice ser el propietario de los terrenos donde se perpetró la tragedia.

Fuente:  http://ea.com.py/masacre-de-curuguaty-temor-por-la-vida-de-campesinos-en-huelga-de-hambre/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada