lunes, 5 de agosto de 2013

 “La estafa de Rio Tinto Alcan”


Libro de los ingenieros Ricardo y advierte sobre el costoso subsidio energético que requerirá la fundidora de aluminio y la grave contaminación ambiental que generará.


Los ingenieros Ricardo y Mercedes Canese, autores del libro “”.


“El libro es resultado de una investigación y análisis sobre la propuesta de inversión de Rio Tinto Alcan en Paraguay, y las consecuencias que esto traería en materia económica, social, ambiental, además de anexos sobre el historial de la transnacional en el mundo”, señala la gacetilla.

El libro ahonda en los grandes perjuicios para el país que representaría la instalación de la procesadora de aluminio, ya que las desventajas que enfrentaría un emprendimiento de este tipo en Paraguay solo podría compensarse con enormes subsidios en la energía eléctrica.

“Una planta estructuralmente deficitaria como RTA (ausencia de materia prima, de insumos, de mercado, de tecnología y situación de mediterraneidad del Paraguay) solo pretende llevar nuestra valiosísima energía hidroeléctrica terriblemente subsidiada en forma de lingotes de aluminio”, es una de las principales conclusiones del libro. Otro de los puntos cuestionados es el escaso beneficio laboral que generaría la electrointensiva –al menos con relación al subsidio al que pretende acceder– y que estaría alrededor de 1.000 puestos de trabajo.


Considerando que RTA estaría dispuesta a pagar US$ 38 MWh sobre unos US$ 60 MWh –costo de oportunidad actual de la energía paraguaya en Itaipú– el subsidio al precio vigente de la energía es de US$ 22 MWh.
Teniendo en cuenta el total de la energía que consumiría la fundidora –9.600.000 MWh–, el monto del subsidio asciende a la suma de US$ 211 millones de manera anual. Pero esta cifra irá aumentando gradualmente hasta que hacia el año 2029 se consuma toda la oferta hidroeléctrica y se deba generar energía térmica a unos 150 MWh. Para entonces el subsidio llegaría a (150-38= 112 x 9.600.000)= US$ 1.075.200.000 anuales, según el cálculo realizado en la investigación.

Pero además el Estado también deberá asumir los gastos de infraestructura como una línea de 500 kV (US$ 438.000.000), dragado del río (US$ 100.000.000), caminos, puertos y otras inversiones (US$ 137.000.000).
En principio el proyecto tuvo una importante adhesión, ya que el anuncio de una inversión US$ 3.500 millones fue presentado como una gran fuente de ingresos para el país. Sin embargo, gran parte de ese monto corresponde a adquisición de bienes de capital que ingresarán al país exonerados de aranceles, ya que la firma pretende recibir grandes beneficios impositivos en el marco del régimen de maquila.

Portada del volumen.


A todo esto se suman los incalculables costos en salud pública y pérdidas en la agricultura por los efectos contaminantes. Entre las principales emisiones que tendrá la planta figuran miles de toneladas diarias de dióxido de carbono, gases de efecto invernadero e incluso podía provocar lluvia ácida.

El apartado referido al impacto ambiental fue elaborado por Francisco Scorza. El prólogo es de Hugo Ruíz Díaz Balbuena y como anexo se incluyen artículos de opinión del Pa’i Oliva, Guido Rodríguez Alcalá y Silvio Núñez, además de las transcripciones de las audiencias públicas realizadas durante el gobierno de Fernando Lugo y extractos del informe de consultoría de CRU Strategies. En esta segunda edición aumentada, se incluyen el informe del economista norteamericano Jeffrey Sachs y preacuerdo sobre el parque industrial firmado en diciembre pasado entre RTA y el gobierno de Franco.

Una de las notas más llamativas de este preacuerdo es que la fundidora no asume compromisos concretos sobre la construcción de tal parque más “trabajar de buena fe apoyando los esfuerzos de Paraguay para avanzar en las líneas de trabajo relacionadas con la creación del Parque Industrial”. En contrapartida, el Estado sí queda comprometido a construir la infraestructura en un emprendimiento que podría ser de “propiedad pública/propiedad privada/co-propiedad”.

Luego del golpe parlamentario del 22 de junio del año pasado, las negociaciones con RTA avanzaron vertiginosamente y en secreto. Actualmente las negociaciones se encuentran congeladas hasta la asunción del gobierno de Horacio Cartes, pero todavía existe incertidumbre sobre cuál sería efectivamente la postura del gobierno que asumirá el 15 de agosto.

Un documento suscrito el pasado 24 de julio, en el que los legisladores se comprometían a rechazar el subsidio energético y la contaminación que provocaría RTA, solo fue firmado por los parlamentarios del Frente Guasu.

Fuente:  http://ea.com.py/presentan-segunda-edicion-de-la-estafa-de-rio-tinto-alcan/

No hay comentarios:

Publicar un comentario